Tendinitis rotuliana

Tendinitis rotuliana

Qué es – Síntomas – Causas – Tratamiento y prevención - Recomendaciones

 

Qué es

 

La tendinitis rotuliana, comúnmente conocida como la "rodilla del saltador", es una condición que afecta el tendón que conecta la rótula con la tibia. Este tendón es crucial para actividades que involucran la extensión de la rodilla, como correr y saltar, lo que explica su prevalencia entre atletas y personas activas. Sin embargo, no se limita exclusivamente a ellos; cualquier persona puede desarrollar esta afección debido a una variedad de factores de riesgo.

 

 

Síntomas y Diagnóstico

 

Los síntomas de la tendinitis rotuliana incluyen dolor en la rodilla, especialmente entre la rótula y el punto donde el tendón se conecta con la tibia. Este dolor puede comenzar solo durante la actividad física, pero puede progresar y volverse constante, interfiriendo con las actividades diarias. El diagnóstico se realiza mediante un examen físico y puede ser complementado con pruebas de imagen como rayos X, resonancia magnética (IRM) o ultrasonido para observar el tendón y detectar daños en los tejidos blandos.

 

 

Causas y Factores de Riesgo

 

La tendinitis rotuliana es una lesión por uso excesivo, resultado de la tensión repetitiva en el tendón rotuliano. Los factores de riesgo incluyen un aumento rápido en la cantidad de ejercicio, jugar o entrenar en superficies rígidas, mala postura del pie, control de la rodilla o de la cadera, y enfermedades crónicas como diabetes, insuficiencia renal, artritis reumatoide, lupus, entre otros.

 

 

Tratamiento y Prevención

 

El tratamiento de la tendinitis rotuliana varía según la gravedad y la duración de la condición. En general, los enfoques de tratamiento buscan aliviar el dolor, reducir la inflamación y fortalecer los músculos para prevenir futuras lesiones.

 

 

TRATAMIENTOS NO INVASIVOS

 

Los tratamientos iniciales suelen ser conservadores y no invasivos. Estos pueden incluir:

 

  • Medicamentos Antiinflamatorios: Medicamentos como el ibuprofeno y el naproxeno sódico pueden proporcionar alivio temporal del dolor.

 

  • Ejercicios de Estiramiento y Fortalecimiento: Ejercicios regulares para estirar y fortalecer los músculos pueden ayudar a aliviar la tensión en el tendón rotuliano.

 

  • Correas para el Tendón Rotuliano: Estas correas pueden distribuir la fuerza lejos del tendón, lo que puede aliviar el dolor.

 

  • Lontoforesis: Un tratamiento que utiliza una corriente eléctrica para administrar medicamentos a través de la piel.

 

  • Aplicación de Frío: El uso de hielo o bolsas de gel frío puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor.

 

 

 

TRATAMIENTOS AVANZADOS

 

Si los tratamientos conservadores no son efectivos, se pueden considerar opciones más avanzadas:

 

  • Inyecciones de Corticosteroides: Pueden proporcionar alivio del dolor, pero existe el riesgo de debilitar los tendones a largo plazo.

 

  • Inyección de Plasma Rico en Plaquetas (PRP): Se ha explorado en casos crónicos para promover la curación del tendón.

 

  • Método Orthokine: Este método permite desarrollar un bloqueante (Interleukina-R1), obtenido de su propia sangre, que bloquea los receptores de la interleukina-1, con lo que el beneficio de la terapia se perpetúa durante meses aunque no se siga inyectando.

 

 

Recomendaciones

 

Para aquellos que sufren de tendinitis rotuliana, es esencial seguir las recomendaciones de los profesionales de la salud y ser pacientes con el proceso de recuperación. La prevención mediante el calentamiento adecuado antes de la actividad física, el uso de calzado apropiado y la atención a la técnica deportiva son fundamentales para minimizar el riesgo de tendinitis rotuliana.

Además, la nutrición adecuada es fundamental; se recomienda una dieta rica en vitamina C, potasio y magnesio, y evitar alimentos con altos contenidos de azúcares y cafeína.

 

  • Si tienes dudas que resolver o necesitas ampliar información, no dudes en contactarcon nosotros.

 

MÁS INFORMACIÓN EN: Nuestra web

Comentarios